sábado, 9 de agosto de 2014

DM2.-Capitulo 29.-"Momentos"

"Hay historias de amor que terminan como empezaron, dejandonos con mas preguntas que respuestas"
Bárbara sintió su corazón latir más fuerte y al mismo tiempo detenerse, tuvo que usar todo su empeño para no titubear y le sostuvo la mirada firme...Santos trago saliva sin poder evitarlo, no podía negarlo, Bárbara estaba hermosa, la había extrañado tanto, aunque se lo negara, y ahora la tenía delante de el...
-Mi amor, que pasa?-pregunto Adriana acercándose a él, notando la tensión en el ambiente, las miradas indiscretas la hicieron notarlo-Todos nos están...-Adriana miro hacia la dirección que Santos tenía la mirada clavada y palideció-Bárbara...-Adriana la miro y se tensó, Bárbara le dedico una sonrisa de satisfacción, sosteniéndose las miradas, Bárbara pudo notar el impacto en Adriana y sonrió altanera, antes de sonreírle con descaro a Santos y Adriana para después desaparecer de su vista, siendo seguida por Ángel, ambos se fueron del salón.

-Bárbara...-Santos murmuro el nombre de la castaña entre dientes, con la mirada aun perdida en algún punto y la mandíbula desencajada, Adriana por su parte se había dejado marcadas las uñas en la palma de su mano de tanto que apretó los puños, y su mirada destilaba la rabia contenida
-Santos, amor...-Adriana lo jalo sutilmente del brazo al ver sus intenciones de seguirla y encontrarla-No creo que sea oportuno que la sigas, se fue con Ángel y no la vi muy interesada en hablar contigo...No te humilles-dijo Adriana al oído del abogado para manipularlo, Santos estuvo a punto de contrariarse pero aun no salía del asombro y decidió no armar ningún escándalo, no esa noche.
------------------
Bárbara se había metido a la primera habitación vacía del hotel, quería estar sola, lo necesitaba, se recostó en la cama unos segundos, maldiciendo a Santos mentalmente, sabía que eso pasaría pero aun así lo estaba odiando como nunca en esos momentos, hasta que la puerta que estaba entreabierta dejo pasar a Ángel, quien la miraba con seriedad
-Una palabra sobre eso y te juro que te corto la lengua-lo amenazo Bárbara con intimidante seriedad, Ángel sonrió levemente, y se acercó a la castaña-Hombre tenía que ser, un macho de...-Ángel la callo al sentarse a su lado, Bárbara lo miro con fastidio

-Quizá yo pueda mejorar en lo mínimo esta noche-dijo Ángel torciendo el gesto, de su saco dejo ver una caja negra, de terciopelo, se la tendió a Bárbara, quien mirándolo con cierta desconfianza la tomo-Ábrelo, es para ti-dijo Ángel, Bárbara asintió sin más remedio y abrió la caja, dejando ver un hermoso collar, era ciertamente de buen gusto, una joya preciosa
-Para ser una rata de alcantarilla, tienes buen gusto-dijo Bárbara admirando la joya, Ángel rio con burla-Es muy hermoso, pero no pienso aceptarlo-dijo Bárbara devolviéndoselo a Ángel, quien negó con la cabeza
-Lo aceptaras y punto-dijo Ángel sacando la joya de su estuche y acercándose a Bárbara, aparto su cabello un poco, dejando descubierto su cuello y le puso el collar, abrochándolo, dejo un suave beso en su cuello, Bárbara no opuso resistencia, no tenía ganas de pelear con él, cuando lo tuvo puesto, Bárbara se miró en el espejo del tocador que había en la habitación, Ángel lo noto y la miro-Es tan hermoso que únicamente puede ser visto en alguien digna de su belleza-dijo Ángel mirándola a los ojos, acercándose a ella, mirando sus labios y besando su hombro, adornado por un suave tirante de su vestido

-Por qué haces esto?-pregunto Bárbara mirándolo con desconcierto, Ángel sonrió de lado-Es mi regalo de bienvenida?-pregunto Bárbara con sarcasmo, girándose para mirarlo con las cejas arqueadas.
-Soy un patán, un maldito imbécil, una rata como me dices-rio Ángel por lo bajo-Pero cuando quiero hacer el amor con alguien, me gusta que se sientan como unas reinas, no soy tan basura como para tomar a una mujer a la fuerza, no soy como mi padre-dijo Ángel sin mayor explicación ni expresión, Bárbara negó con la cabeza y rodo los ojos, apartándose de él.
-Ahora resulta que tienes limites, desgraciado?-pregunto Bárbara cruzándose de brazos y burlándose de él, Ángel sonrió con descaro y asintió al acercarse a ella con seguridad

-Ahora resulta...-Ángel la miro de arriba a abajo, con una mirada de deseo, Bárbara arqueo las cejas-Que quiero hacer el amor contigo, con la devoradora de hombres-dijo Ángel con seguridad, antes de tomarla con firmeza de la cintura y atraerla a él para besarla intensamente, enredando sus dedos entre sus cabellos para profundizar el beso, con deseo, pasión y hasta cierto juego de poder...Eso era, un juego de poder y deseo...Bárbara mordió el labio inferior de Ángel hasta hacerlo sangrar, y Ángel no se apartó, la tomo del cabello y sin soltarla la llevo hasta la cama, ambos en una lucha de besos y caricias para tener el control del otro...
------------------

Sofía había visto a Bárbara entrar al corredor, seguida de Ángel, la había visto mal por ver llegar a Santos del brazo de otra, así que como Bárbara le había pedido fue a buscarla, pero al buscarla noto una puerta entreabierta, se asomó un poco y vio a Ángel tomar del cabello a Bárbara fuertemente y besarla con intensidad, pasión, tumbándola en la cama, y lo que sorprendió a Sofía fue que Bárbara correspondía sin oponerse, Sofía arqueo las cejas y decidió no sacar conclusiones, conocía a Bárbara bastante bien y podía estar segura que aquello tenía un fin bastante claro, toco la puerta varias veces y se apresuró a regresar al salón....
------------------


Bárbara estaba tumbada en la cama, sus manos apresadas por las manos de Ángel, quien sobre ella besaba su cuello, la castaña le correspondía los besos y trataba de ocultar los gestos de desagrado, hasta que tocaron con insistencia la puerta de la recamara y Bárbara hizo a Ángel detenerse
-Espera, alguien estaba ahí-dijo Bárbara levantándose de la cama, empujándolo, Ángel rodo los ojos  y asintió
-Yo también lo escuche-dijo Ángel levantándose y acomodándose un poco la camisa-Debe ser algún idiota que le dio por espiar-dijo Ángel de mala gana, acercándose a Bárbara y rodeándola de la cintura para besar su cuello, Bárbara apretó los puños y no se opuso
-Sera mejor que salgamos, no me gusta este sitio-dijo Bárbara con un gesto de desagrado y alejándose de Ángel, salió de la recamara seguida de Ángel y cerraron la puerta.
------------

Santos estaba inquieto, se moría de ganas por ir a buscar a Bárbara pero tampoco quería hacer sentir mal a Adriana, después de todo, en ese tiempo ella había sido su apoyo y su compañera, la miro de reojo y sonrió fingidamente
-Quita esa cara, mi amor, no pasa nada-dijo Adriana acercándose para acariciar su rostro y besarlo suavemente, Santos respiro profundo y asintió.
-Perdóname, estaba pensando en que si Bárbara volvió...Barbarita y Félix deben estar en el Miedo-dijo Santos, realmente no era mentira, pero tampoco era totalmente verdad.
-Entiendo-dijo Adriana sonriendo falsamente, esos niños se volverían un problema para ella, Santos se llevó su copa a los labios, al tiempo que veía aparecer a Ángel y Bárbara, la castaña iba caminando, pero Ángel la tomo de la cintura y la rodeo entre sus brazos, pegándola a él para bailar con ella en la pista, Santos trago saliva y sintió deseos de ir a matar al ojiazul que se atrevía a tocar a su esposa de aquella manera

-Yo lo enseñe a bailar, pedazo de idiota-murmuro Santos entre dientes dejando en la barra su trago y apretando sus puños, decidió contenerse y los observaba de lejos, Adriana lo notaba tenso y se esforzó en fingir paciencia, Santos miraba a Bárbara y a Ángel, y cuando Adriana se disculpó para ir al tocador el abogado se acercó a donde se encontraba la pareja.
-------------
Bárbara se libró de Ángel un momento y lo vio encaminarse a buscar un par de tragos, estaba a un par de minutos más de voltearle la cara de un par de bofetadas, pero no le convenía dejarlo en evidencia, aun no, tenía que tenerlo en la palma de su mano...

-Bailamos, Doña Bárbara?-esa voz estremeció a Bárbara por completo, no le hizo falta alzar la vista para saber que se trataba de Santos, quien le tendía su mano para que la castaña la tomara, Bárbara arqueo las cejas y lo miro fijamente, Santos la miraba tan penetrante que le estaba costando no ponerse nerviosa.
-No, muchas gracias, doctorcito, pero yo no bailo-dijo Bárbara con una sonrisa de total descaro, consciente de que la había estado observando momentos antes con Ángel, Santos apretó los puños y sonrió forzadamente
-Mentirosa, estabas bailando muy sonriente con el idiota en turno-dijo Santos con la mandíbula apretada, Bárbara sonrió para sus adentros y fingió inocencia
-Está bien...-Bárbara lo miro desafiante y sonrió ampliamente al levantarse para quedar frente a él, se acercó un poco y suspiro-No se me da la gana de bailar con usted, doctor Luzardo-dijo Bárbara duramente, dándose la vuelta para irse, pero Santos rio y la tomo de la cintura haciéndola girarse y pegándola a él, tomo su mano entre la suya y con la otra la rodeo de la cintura

-Tu no, pero yo sí, y vas a bailar conmigo-dijo Santos apretando los dientes, y prácticamente arrastrándola con él, Bárbara se sorprendió, Santos la pego más a él y siguieron el ritmo de la música, Bárbara no decía nada, y Santos estaba igual de callado, la tensión era evidente y Bárbara comenzaba a desesperarse del silencio, hubiera esperado que en cuanto el la viera la dejara sorda de tantos gritos que le iba a dar, pero no, estaba ahí, pegado a ella y callado
-No me vas a reclamar?-pregunto Bárbara a escasos centímetros de sus labios, Santos la ignoro-No me vas a gritar hasta quedarte sin voz?-pregunto Bárbara arqueando una ceja
-No-fue todo lo que Santos dijo, mirándola fijamente, sin titubeos ni mentiras, Bárbara sintió un nudo en el pecho y trato de disimular
-Entonces...Te vas a desquitar?-pregunto Bárbara tratando de no confiarse del todo, Santos rio levemente y negó con la cabeza
-Tampoco, no quiero gastar mi energía en esas cosas-dijo Santos sin doble intención, para hacerla sonreír, pero Bárbara parecía extrañada

-Entonces?-pregunto Bárbara sin soltarse de él, Santos la miró fijamente unos segundos a los ojos y soltó su mano de la de ella para tocar su rostro y apartar un mechón de cabello de su rostro
-Solo quería bailar contigo...Me lo debes, ya que yo te enseñe-dijo Santos sonriendo con un gesto de descaro, Bárbara rodo los ojos y negó con la cabeza
-Por qué? Por qué no me gritas, no me reclamas, porque no estas furioso conmigo?!-casi grito Bárbara al apartarse de él y detener su baile, Santos no reacciono, se limitó a dar un pasos para acercarse a ella y mirarla fijamente
-Por qué te extrañe-esas palabras de Santos fueron dichas con seguridad, con sinceridad, dejando a Bárbara sin palabras, quieta, Santos la tomo de la cintura fuertemente y la pego a él una vez más, para continuar bailando sin más, Bárbara en el pecho de Santos, quien la rodeaba de la cintura y de vez en cuando deslizaba sus dedos por su espalda para estremecerla, Bárbara se dejó llevar en esos momentos...
---------------

Adriana observo lo sucedido con rabia, apretando los puños y tratando de controlar la furia que sentía, hasta que se fijó en que Ángel salía del salón, decidió seguirlo, si se quedaba a ver a Santos y Bárbara terminaría por causar un gran escándalo y no le convenía hacerlo...
-Me explicar por qué demonios no me avisaste que esa maldita regresaba?-pregunto Adriana después de asegurarse que nadie los estuviera escuchando, Ángel rodo los ojos
-Por qué me entere hoy mismo, y tenía que alcanzarla-dijo Ángel con cansancio, Adriana estaba furiosa-Además, yo no tengo por qué darte explicaciones
-Deberías, Angelito-dijo Adriana con sarcasmo-Por qué no nos conviene que esos dos vuelvan a estar juntos, a ninguno de los dos-dijo Adriana segura, Ángel asintió
-Ya te dije que no lo estarán, tu encárgate de controlar a Santos, y yo me encargo de mis asuntos con la devoradora, me voy a divertir con esa mujer, tú no te preocupes-dijo Ángel sonriendo con descaro, Adriana apretó los puños y dando la media vuelta regreso al salón, dejando a Ángel negando con la cabeza
-----------

Bárbara y Santos dejaron de bailar, quedaron a escasos milímetros uno del otro, a casi nada de besarse, pero Bárbara se apartó y se apresuró a salir del salón, Santos estuvo a un paso de seguirla, pero Adriana apareció para detenerlo y tomarlo del brazo
-----------
Bárbara salió del salón y se encamino a buscar la camioneta, encontró a Alonso, Fabián y Sofía platicando animadamente un poco alejados del hotel, los tres la miraron con gestos de extrañeza, Bárbara se acercó a ellos
-Al que diga una palabra se va a pie-dijo Bárbara al ver las sonrisas de los tres-Quiero irme de aquí, ya!-se quejó Bárbara enojada.

-Pero si apenas empieza la fiesta!-se quejó Alonso dando un sorbo a su trago de licor, Fabián y Sofía asintieron en su apoyo.
-Bebida y baile gratis, no sé si quiero irme aun-dijo Fabián desviando la mirada al ver pasar a un par de mujeres que le sonrieron coquetamente, Sofía rio divertida
-Tienen razón, mejor quédense ustedes un rato más, yo tengo que ir a la hacienda-dijo Bárbara pensándolo mejor, Alonso torció el gesto
-Ni creas que te iras sola-dijo Alonso señalándola, Bárbara arqueo una ceja-Yo tengo las llaves, y no pienso dártelas-dijo Alonso encogiéndose de hombros
-Ni que te las fuera a pedir, Montiel-ironizo Bárbara acercándose rápidamente a él y abriéndole el saco, para buscar la llave en su interior, Alonso rodo los ojos ante las burlas de Sofía y Fabián.
-Eso fue un golpe bajo, Bárbara-rio Sofía divertida, Alonso y Fabián asintieron, Bárbara negó con la cabeza y se despidió de los tres, antes de encaminarse a la camioneta para irse de ahí.
--------------

Santos se quedó dentro del salón, Adriana comenzaba a desesperarse al sentirlo tan ausente, la rabia de saber que estaba pensando en ella, en Bárbara, y que hiciera lo que hiciera no podría evitarlo la estaba consumiendo, haciéndola perder la coherencia y los estribos...
-Santos!-Adriana lo llamo para sacarlo de sus pensamientos, Santos la miro confuso
-Qué pasa?-pregunto desconcertado el abogado, Adriana sonrió levemente
-Estas muy distraído, mejor vámonos a Altamira, no crees?-pregunto Adriana disimulando la molestia de que las miradas indiscretas murmuraran sobre ella, Santos lo noto y asintió
-Mejor, no me gusta estar en boca de todos-dijo Santos tomándola del brazo para salir del hotel, Adriana lo beso suavemente.
---------------
Bárbara no tardó mucho en llegar al Miedo, estaciono la camioneta y espero un par de minutos para respirar profundo y bajar de la camioneta, estaba a punto de entrar a la casa, pero cambio de opinión..
-Madragones!-grito Bárbara duramente, ya había hablado con ellos a su regreso, pero ahora los necesitaba para que le hicieran un trabajito, León y Tigre aparecieron dos minutos después ante la castaña

-Diga, mi Doña-dijo León con su habitual pinta, al igual que Tigre, Bárbara sonrió
-Necesito que hagan una cosa, y la quiero para ayer-dijo Bárbara seriamente, ambos peones asintieron sonrientes conscientes de que algo tenía entre manos la Doña, Bárbara les explico lo que necesitaba y ambos peones soltaron un par de risas
-Lo quiero listo para cuando regrese-dijo Bárbara severa-Y ensillen mi caballo-dijo Bárbara duramente, antes de entrar a la casa a asegurarse de que Barbarita y Félix estuvieran profundamente dormidos.
----------------

Santos y Adriana llegaron a Altamira de la mano, Santos se quedó un rato en la sala para beber un trago de ron mientras que Adriana prefirió subir a cambiarse de ropa, Santos no se contuvo más y decidió salir de Altamira, sentía que necesitaba salir o terminaría enloqueciendo...
-----------
Bárbara cabalgo hasta la poza de los suspiros, su llegada al Arauca no sería completa sin visitar ese lugar....su lugar...Bárbara sonrió ampliamente al ver quien se encontraba ahí, era Santos, quien estaba mirando la poza, perdido en sus pensamientos...Bárbara bajo del caballo y se acercó hasta donde estaba el
-No sé por qué, pero me imagine que estarías aquí-dijo Bárbara con una sonrisa de satisfacción, Santos se giró para mirarlo y trago saliva, no pudo evitar esbozar una leve sonrisa de melancolía

-Se me olvida que eres bruja-dijo Santos con una leve sonrisa, Bárbara rio por lo bajo, la tensión era evidente, ninguno sabía muy bien que decirse en su situación
-Qué haces aquí?-pregunto Bárbara al ver a Santos con la mirada perdida en la poza
-Que no puedo venir a relajarme a nuestra poza?-pregunto Santos mirándola, Bárbara se extrañó al notarlo así, tan tranquilo, sin reclamarle nada-Donde están los niños?-pregunto como si nada, sonriendo levemente-¿Cómo han estado mis torbellinos?
-Dormidos-sonrió Bárbara levemente-Con lo inquietos que son, no es de sorprenderse-dijo Bárbara riendo, Santos asintió-Los dos han estado muy bien, extrañando a su papá, y haciendo desastres como siempre-rio Bárbara por lo bajo, apartando un mechón de su rostro
-Los extrañe mucho, extrañaba que me despertaran saltándome encima o sus gritos que tumbaban toda la casa, sus risas, todo de ellos, me hicieron mucha falta-dijo Santos bajando la mirada, Bárbara sintió una punzada de culpa en el pecho, aparto la mirada y suspiro
-Por qué no me has gritado?-pregunto Bárbara encogiéndose de brazos-No me has deseado lo peor, no me has maldecido, ni amenazado...Perdóname si desconfió, pero es extraño de ti-dijo Bárbara con una mirada suspicaz, Santos esbozo una sonrisa de medio lado
-Por qué te extrañe-dijo Santos sin más, encogiéndose de hombros, con toda la sinceridad que se podía tener-Porque cuando no estabas no hice más que pensar en ti, y por qué recordaba los buenos momentos, no te niego que estuve furioso contigo, demasiado molesto, pero...te extrañaba-dijo Santos con aires de derrota, Bárbara arqueo las cejas
-Tanto que te vi feliz besuqueando a la viborita que tienes viviendo contigo-dijo Bárbara duramente, Santos se tensó-No estoy para tus jueguitos, tengo que irme-dijo Bárbara dándose media vuelta, pero Santos se apresuró a tomarla del brazo y tomándola del cabello le robo un beso, uno intenso, apasionado, con deseos y amor contenido, enredando sus dedos entre los cabellos castaños de Bárbara, un beso que los dejo sin respiración

-¿Qué es lo que pretendes ahora?-pregunto Santos a escasos centímetros de ella, volviendo a besarla intensamente, desesperado por sus labios-Hacerme olvidar todo? Que me arrastre por ti?-pregunto Santos con los ojos cerrados, mientras que Bárbara parecía no inmutarse, hasta que corto aquel beso y se apartó de el
-Lo que yo pretendo...Ya lo sabrás, pero créeme...no es ningún juego, y tampoco pretendo hacerte olvidar, porque yo tampoco olvido-dijo Bárbara encaminándose a su caballo, montándolo de un salto y alejándose de Santos, quien estaba aún más confuso.
-------------------
Ángel entro a su hacienda con un gesto de satisfacción, comenzaría a divertirse muy pronto, y no pensaba titubear para conseguir lo que quería, y si todo salía de acuerdo a lo que tenía planeado, el Miedo, y todo la fortuna de Bárbara terminaría en sus manos...
-Se le ofrece algo, señor?-pregunto una de las empleadas de la hacienda, Ángel salió de sus pensamientos y la miro

-Sí, quiero que dos habitaciones estén listas para mañana mismo, mi mujer y sus hijos van a venir a vivir conmigo-dijo Ángel con una amplia sonrisa de victoria
-Claro, señor-dijo la mujer asintiendo, la curiosidad estaba ahí, pero Ángel la intimidaba demasiado como para atreverse a preguntar sobre el tema, así que decidió dar media vuelta y dejar a su patrón solo en la sala, Ángel rio por lo bajo y se encamino a su recamara.
-----------------
Santos llego a Altamira y se fue directo a su recamara, se dio una ducha para relajarse y se recostó en su cama, cerró los ojos, pero se despertó al sentir el contacto de unas manos sobre su pecho, Santos abrió los ojos y vio a Adriana sonreírle para después besarlo en los labios

-Te estuve esperando-dijo Adriana sonriéndole, al acostarse a su lado-Como no llegabas fui al otro cuarto a cambiarme de ropa en lo que llegabas-se explicó Adriana besando su pecho hasta llegar a sus labios, Santos se estremeció y por instinto llevo sus manos a la espalda de Adriana, quien solo estaba cubierta por la sabana de la cama
-Quise dar una vuelta, para pensar-casi murmuro Santos siendo callado por los besos de Adriana, no era la primera noche que pasaban juntos y ella no tenía intenciones de que fuera la última-Adriana...-Santos correspondió un fugaz beso, y trato de apartarla, pero Adriana volvió a besarlo, Santos cerro los ojos y se dejó llevar, en un instante estaba tomando a Adriana con intensidad y besándola con pasión...
-------Flash back
Bárbara y Santos estaban en la camioneta de camino a casa de Cecilia para ir a buscar a los mellizos que había pasado la tarde ahí, para no variar demasiado venían discutiendo, Santos conducía y Bárbara iba de copiloto

-Eso quiere decir que todavía te acuerdas de los besos que te metías con la estúpida de la pechugona artificial-dijo Bárbara en su defensa, antes de que Santos pudiera decir algo más
-No me quieras dar la vuelta, estamos hablando del idiota ese que se te quedo mirando descaradamente el escote, y tú le sonreíste-dijo Santos celoso sin apartar la mirada del camino, Bárbara arqueo las cejas
-Eres un imbécil, ni que fuera a meterme con el-dijo Bárbara para molestarlo un poco más, le divertía verlo celoso, Santos apretó la mandíbula y centro su mirada en el camino
-Por supuesto que no, no delante de mí-dijo Santos entre dientes, Bárbara rodo los ojos y negó con la cabeza y oculto su risa, Santos la miro de lado y arqueo una ceja al verla reír, por su mente paso una idea mejor de darle la vuelta a la situación-Por lo menos Luisana nunca me daba estos dolores de cabeza-dijo Santos en un susurro, lo suficientemente alto como para que su esposa lo escuchara y se le encenderán los ojos de la rabia
-Para la camioneta-dijo Bárbara con dureza, Santos la miro sorprendido y devolvió la mirada al camino que tenía enfrente, no creyó que fuera para tanto, pero debió suponerlo-Que pares la maldita camioneta o te juro que me tiro y sabes que no estoy bromeando-amenazo la castaña evidentemente enojada, Santos trago saliva y arrepintiéndose mentalmente detuvo la camioneta
-Bárbara, mi amor, fue una broma, no te enojes-se excusó Santos, Bárbara rodo los ojos y bajo de la camioneta, Santos torció el gesto y bajo también, se apresuró a seguirla y tomarla del brazo para meterla, pero al ver la mirada asesina que Bárbara le tiro se arrepintió-Fue una broma, tu empezaste el jueguito y no...

-Cállate! Cállate Santos Luzardo...-amenazo Bárbara señalándolo, Santos se quedó mudo y trago saliva, Bárbara tomo a Santos por la camisa, besándolo intensamente, tomándolo del cabello y mordiendo su labio inferior, Santos la rodeo por la cintura y le correspondía muy pasional.
-Comienzo a sospechar que tienes algo de bipolar, mi fiera-dijo Santos al separarse de ella, para tomar un poco de aire, Bárbara sonrió maliciosamente-Pero no tengo queja alguna, me encantas-dijo Santos volviendo a devorar sus labios con pasión
-Te voy a dejar bastante claro que no hay comparación entre esa princesita del chiquero y Doña Bárbara, y más aun...te voy a dejar marcado que tú eres el dueño de mis besos, de mis pensamientos y de mis noches-dijo Bárbara tomándolo de nuevo para volver a besarlo...

Santos no resistió más y la acorralo contra la camioneta, Bárbara se las ingenió para abrir la puerta de atrás de la camioneta y Santos prácticamente la tumbo sobre el asiento, el lugar no era el más cómodo, pero ninguno parecía detenerse a poner queja alguno...Bárbara besaba el cuello de Santos y le quitaba la camisa con movimientos expertos, mientras que Santos parecía devorar los labios rojos de Bárbara...
--------------------Fin flash back.
Santos volvió a la realidad de estar tumbado en la cama de su recamara de Altamira, notando que la mujer que lo besaba y que el correspondía no era Bárbara, era Adriana, Santos se tensó de repente y sutilmente se apartó de ella...
-Adriana, perdón-dijo Santos apresurándose a salir de la cama y ganándose una mirada confusa de Adriana, quien se cubrió con la sabana de la cama-Perdóname
-Qué pasa?-pregunto Adriana levantándose de la cama, Santos trago saliva

-Nada, es que...esta noche no fue fácil-dijo Santos excusándose- Perdóname, pero...creo que hoy debería dormir solo, no quiero que lo tomes a mal-dijo Santos incomodo, sabía que no podía sentase de otra manera, pero no se le ocurrió algo mejor que decirle, Adriana apretó los puños disimuladamente y conteniéndose la rabia salió de la habitación de Santos...
------------------
Bárbara salió de la recamara de sus hijos y se iba a meter a la suya, pero en la sala encontró a Sofía, sentada en uno de los sillones con un tequila en la mano, Bárbara arqueo una ceja y se acercó a ella, Sofía sonrió descaradamente
-Te habrás salvado del par de babosos que se pierden detrás de un par de piernas, pero no de mí, Bárbara-dijo Sofía arqueando las cejas y riendo divertida, Bárbara tomo asiento en el sofá
-No sé de qué hablas, Sofía-dijo Bárbara inocentemente, sirviéndose un caballito de tequila de la botella que había en la mesa, Sofía rodo lo ojos

-No?-pregunto Sofía siguiéndole el juego-Veamos...El hotel, una cama...y ah sí, Ángel devorándote a besos, ya se te refresco la memoria, querida?-pregunto Sofía con descaro, Bárbara esbozo una leve sonrisa
-Y eso qué? Es guapo, rico...-Bárbara lo decía con fingida inocencia, Sofía torció el gesto
-Y el mismo hombre que te quería matar, hijo de uno de esos infelices, tu estas delirando, tanto tequila ya comenzó a pasar factura!-se quejó Sofía sorprendida, Bárbara rio divertida
-Por supuesto que era una farsa-rio Bárbara negando con la cabeza-Yo sé lo que hago-afirmo Bárbara convencida, Sofía torció el gesto
-Lo imaginaba, tendrías que estar loca para...-Sofía hizo un gesto de escalofríos para darse a entender, Bárbara se levantó del sofá y rio
-No, yo estoy muy cuerda, y el que va a terminar enloqueciendo y en la palma de mi mano, va a ser otro-dijo Bárbara sonriendo maliciosamente, se levantó del sofá- Ahora, tengo que cambiarme, creo que daré un paseo para poder dormir-dijo Bárbara riendo, Sofía rodo los ojos

 -Hay mujer, había escuchado historias, pero tu estas verdaderamente loca!-grito Sofía riendo, antes de beberse el tequila de un trago, siguió a Bárbara a la salida de la casa y la vio hablar con los Mondragón, tomar algo y luego montar su caballo para salir del Miedo, Sofía arqueo las cejas y rio para sus adentros-Ahora que estarás planeando, mujer...
-----------------
En Altamira ya todos estaban en sus habitaciones, todos dormían profundamente, la calma reinaba...Bárbara llego a la hacienda y desmonto un poco alejada de la entrada, se las arregló para entrar a la casa sin hacer ruido y sin que nadie la viera, después de todo había vivido ahí un buen tiempo y conocía algunas mañas para hacer, Bárbara subió las escaleras hasta la recamara de visitas y con cuidado abrió la puerta...

-Se te acabo la fiesta, viborita, te sacaron de la cama de mi marido-murmuro Bárbara en un sonido casi inaudible, con cuidado se acercó a la cama de Adriana para mirarla mejor, estaba profundamente dormida-Ojala hayas disfrutado mi ausencia, pedazo de estúpida, porque desde esta noche...no vuelves dormir con mi hombre-murmuro Bárbara sacando el pequeño costal que le habían dado los Mondragón -Shh...Con cuidado-Bárbara saco con calma y mucho cuidado una serpiente del costal-Te voy a dejar aquí, lo siento...Ojala esta víbora no te envenene...-murmuro Bárbara al dejarla sobre la cama de Adriana, quien profundamente dormida no se enteraba de nada, Bárbara sonrió para sus adentros y salió de la recamara
------------------

En la recamara de Santos, el abogado dormía profundamente, ajeno a cierta castaña que entro a la habitación y sin hacer ruido se acercó a su cama, Bárbara lo miro por unos segundos, con una pequeña sonrisa en el rostro...
-Yo también te extrañe, mi amor-susurro Bárbara acariciando su rostro suavemente, sin querer despertarlo-Pero esta vez será distinto, tu tendrás que aprender la lección y cooperar-sonrió Bárbara pícaramente, antes de darle un suave beso en los labios y salir de la habitación...

lunes, 28 de julio de 2014

DM2.-Capitulo 28.-"Reencuentros"

"Hay historias de amor que terminan como empezaron, dejandonos con mas preguntas que respuestas" 
En una amplia y lujosa habitación de hotel las cosas parecían haber sido tocadas por un terremoto, en la gran cama había ropa esparcida sin orden y juguetes en todos lados, mientras que Bárbara estaba terminando de peinar a Barbarita sobre el sofá frente a la ventana que dejaba observar la playa y Félix estaba sobre la alfombra jugando con otros juguetes.
-Quieta, mi muñequita, no quieres quedar igual de linda que tu mami?-pregunto Bárbara con una sonrisa divertida mientras terminaba de ponerle un moñito rojo a su pequeña hija de 3 años, quien a esta edad tenía unos ojos azules tan intensos como los de Bárbara, y el cabello castaño un poco más claro con suaves ondas.
-Mami, este también me lo puedo llevar?-pregunto Félix con toda la inocencia al acercarse a Bárbara mostrándole un caballo de peluche, Bárbara le dedico una sonrisa y asintió, dejo a Barbarita sobre la cama y se acercó al pequeño para alzarlo en brazos.

-Claro, mi príncipe-rio Bárbara al darle un beso en la mejilla-Puedes llevarte todos tus juguetes, los que quieras-dijo Bárbara al dejarlo sobre la cama y acercarle sus juguetes, para después darles un par de mochilas que les pertenecían.
-A dónde vamos, mami?-pregunto Barbarita mientras tomaba sus muñecos y comenzaba a meterlos en su pequeña maleta, Félix trataba de meter dos coches al mismo tiempo y al no conseguirlo fruncía el ceño.
-Vamos a casa, mi amor-dijo Bárbara sonriéndole mientras dejaba una maleta sobre el sofá y comenzaba a empacar su ropa-¿No quieren ver a papá?-pregunto Bárbara sonriéndoles, ambos pequeños asintieron y se concentraron en no dejar ni un juguete que les gustara fuera de su alcance.
-------------

Santos entro a su hacienda con un gesto de cansancio, se quitó el sombrero y lo dejo tirado sobre el sofá, para después dejarse caer en él y cerrar los ojos al apoyar la cabeza en el respaldo...Santos saco de su bolsillo su licorera y le dio un sorbo, dejo que el licor le raspara la garganta y volvió a dar otro trago
-Santos, por favor, ya deja eso-intervino Adriana al bajar las escaleras y apresurarse a quitarle el licor a Santos, quien no opuso resistencia y se limitó a abrir los ojos para observarla.
-Solo fue un trago-dijo Santos en su defensa, Adriana arqueo las cejas y lo miro duramente
-Bebiendo no la vas a traer de vuelta-dijo Adriana con toda la intención de lastimarlo, Santos se tensó y se levantó del sofá rápidamente
-No la traigas a tema, no me gusta que hablemos de ella, no quiero ni oír su nombre-se quejó Santos encogiéndose de hombros y con cara de frustración, Adriana asintió y se acercó a él, hasta rodearlo por el cuello y plantar un suave beso en sus labios, Santos la rodeo de la cintura y hundió su rostro en su cuello

-No pienses en ella, me tienes a mí...-dijo Adriana sin soltarlo, consolándolo, sonriendo complacida-Ella no te quiso lo suficiente para quedarse, pero yo estoy aquí, contigo-dijo Adriana haciendo que la mirara, Santos la observo detenidamente y sin más la tomo del rostro bruscamente para besarla con desesperación, como si en sus labios pudiera ahogar la pena, olvidarse de los pensamientos que lo atormentaban sin descanso...
--------------
Bárbara termino de empacar sus cosas y las de los mellizos, las maletas estaban listas en la puerta, mientras que Barbarita y Félix estaban correteando por todo el cuarto, riendo a carcajadas, y corriendo a su madre cuando el otro estaba a punto de alcanzarlo...
-Par de terremotos se quedan quietos, van a romper algo...otra vez-dijo Bárbara al verlos pasar peligrosamente cerca del tocador, pero los mellizos parecían ignorarla y continuaban corriendo por toda la habitación, iba a detenerlos pero sonó el teléfono de la habitación y Bárbara contesto sin despegar la mirada de los mellizos.

-Bárbara, tenemos que hablar-dijo Cecilia apenas Bárbara alzo el teléfono, la castaña rodo los ojos y negó con la cabeza-No pretendías irte así, nada más, dejando solo una nota de voz?!-le grito Cecilia, provocando que Bárbara torciera el gesto y alejara el teléfono de su rostro
-Era un aviso, para decirte que llegare tarde hoy a visitarlos-dijo Bárbara con gesto de burla, casi podía imaginarse a Cecilia con el ceño fruncido y regañándola como tanto le gustaba
-Sabía que no te podías ir sin venir a vernos-dijo Cecilia con un tono de voz más suave-Estas segura de tu decisión?-pregunto Cecilia, Bárbara miro a los mellizos, ambos tirados sobre la alfombra, mirando al techo, cansados de estar jugando-No es sencillo, podrías llevar...
-No, no puedo-dijo Bárbara con pesar-Me encantaría, pero es peligroso, ese par de arpías me quisieron matar estando embarazada, no les importo...No voy a arriesgarme, quiero a esos dos hundidos y suplicándome, pidiendo perdón de rodillas-dijo Bárbara duramente
-Cuidado con lo que haces-dijo Cecilia suspirando-En cuanto tiempo vienes?-pregunto Cecilia tratando de cambiar el tema
-Antes de irme, ya tengo todo listo-aseguro Bárbara con voz firme.
-----------------

Santos bajaba las escaleras de Altamira, acomodándose un poco la camisa para recibir a la persona que lo estaba esperando en su despacho, respiro profundo antes de abrir la puerta y al entrar la cerró
-Detective, buenos días-lo saludo Santos con un rápido apretón de manos, para luego sentarse frente al escritorio, mirando al detective que contrato hace ya varios meses-La encontro? Tiene noticias?-pregunto Santos ansioso por saber las respuestas.
-Lo siento, doctor Luzardo-dijo el detective mientras negaba con la cabeza-No hay rastro de su esposa, no está hospedada en ningún hotel de la capital, y tampoco está en algún hotel que pertenezca al señor Montiel-dijo el hombre con sutileza, Santos torció el gesto
-No me sorprende, la verdad-dijo Santos frotándose los ojos con frustración-Ella está bien protegida por Ángel-dijo el abogado con un gesto de disgusto-Gracias por sus servicios, detective, no se preocupe por el pago que yo se lo hare llegar-dijo Santos levantándose y estrechándole la mano, en cuanto el hombre salió del despacho y cerró la puerta, Santos no se contuvo y tiro con rabia todo lo que tenía su escritorio, necesitaba desahogarse...
------------

Ángel estaba en su departamento de la capital, se encontraba saliendo de la cocina con un vaso de agua, tenía aspecto despreocupado, llevaba un pantalón de mezclilla y una camisa blanca desabotonada, y el cabello un tanto revuelvo, esos meses viviendo en la capital se había dado una buena vida, entre fiestas privadas y algunas conquistas no podía quejarse de haberla pasado mal...Ángel dejo el vaso de agua sobre la mesa de la sala cuando su celular comenzó a sonar, torció el gesto y lo saco de su bolsillo
-Te tengo noticias-dijo la voz de un hombre al otro lado de la línea, Ángel arqueo las cejas
-Más vale que seas buenas, no quiero arruinar mi día-dijo Ángel despreocupadamente
-Tu misteriosa mujer desaparecida ya regreso-dijo la voz de su empleado, Ángel sonrió ampliamente y no evito una pequeña risa de diversión
-Así que regreso-murmuro Ángel sin dejar de sonreír-Ya está en el Arauca?-pregunto Ángel encaminándose a su habitación
-Aun no, pero no debe tardar en aterrizar la avioneta en la que viaja
-Perfecto, gracias por la información, hasta que desquitas tu sueldo-rio Ángel divertido, antes de cortar la llamada, y correr a su habitación para empacar un par de cosas y arreglarse para ir al Arauca.
--------------

En el Arauca, Alonso y Fabián bajaban de la camioneta negra que los transportaba, los rostros de ambos eran contrarios, Fabián lucía una sonrisa traviesa en el rostro, mientras que Alonso se encontraba serio, ocultando sus ojos con sus lentes oscuros
-Ya quita esa cara, como si no supiera que te mueres por volver a ver a Bárbara-dijo Fabián riendo divertido, Alonso torció el gesto
-No es divertido, se fue sin decir a donde, se esfumo, y una llamada cada que se le antojaba no lo compensa-dijo Alonso cruzándose de brazos, Fabián arqueo las cejas
-Entonces porque cuando llamaba te peleabas por el teléfono con Sofía?-pregunto Fabián con fingida confusión, Alonso lo miro matadoramente-Estas enojado porque me hablo a mí para pedirme que le ayudara y no a ti, no seas tan celoso-se burló Fabián divertido, Alonso tenso la quijada y rodo los ojos
-No seas tan pesado-se quejó Alonso, Fabián se encogió de hombros, Alonso se quitó los lentes y los guardo en el bolsillo de su camisa, Fabián sonreía divertido. Después de esperar unos pocos minutos ambos observaron como la avioneta donde viajaba Bárbara con los mellizos aterrizaba a pocos metros de donde se encontraban, esperaron a ver la puerta abrirse y ver asomar a Bárbara, Fabián sonrió ampliamente
-Ahí la tienes, no extrañabas a tu diosa?-pregunto Fabián al ver la puerta de la avioneta abrirse, Alonso se limitó a negar con la cabeza, tratando de mantener su postura, pero solo basto ver a Bárbara asomar por la puerta de la avioneta y su fuerza de voluntad se fue al olvido, no pudo evitar esbozar una amplia y sincera sonrisa al ver a Bárbara sonreírles y observar como sus rizos castaños volaban por tanto aire, Alonso mando al diablo su orgullo y no se limitó en correr a recibirla.

-Bárbara! Mi diosa!-grito Alonso al llegar a ella y casi cargarla antes de que terminara de bajar, para abrazarla y darle vueltas, la había extrañado demasiado para su gusto, enredo sus dedos entre sus cabellos y se dejó llevar en ese abrazo, Bárbara rio y se dejó abrazar
-Alonso! Me podrías soltar? Creo que me rompiste una costilla-se quejó Bárbara riendo, Alonso no la soltó, la apretó más a él con toda la intención, Fabián reía al ver a su amigo así, se acercó a ellos y le sonrió a Bárbara
-Es tu culpa, por abandonarme!-ironizo Alonso, Bárbara rio y negó con la cabeza
-Es verdad, el pobre entro en depresión profunda-se burló Fabián con una mano en el pecho fingiendo pesar, Alonso le dio una patada sin mirarlo haciéndolo quejarse
-Mamá!!-los gritos de Barbarita y Félix quejándose de la falta de atención que les estaban dando se hicieron presentes-Mami!!-Alonso sonrió y soltó a Bárbara para ir a ver a los pequeños, mientras Bárbara arqueando las cejas se acercó a Fabián para saludarlo con un abrazo y un beso en la mejilla
-Claro, una queja mía no vale de nada, pero un grito de esos dos y sale corriendo-se rio Bárbara al ver a Alonso reír con los mellizos, y comenzar a desabrochar el cinturón de Barbarita dentro de su sillita. Bárbara se apresuró a ayudarlo y tomo en brazos a Félix y bajaron con cuidado, mientras Alonso tenia cargada a la niña.

-Pero estos dos crecieron demasiado-rio Fabián al ver a Félix en brazos de Bárbara bebiendo su agua, y a Barbarita en brazos de Alonso muy entretenida jugueteando con los lentes de Alonso, mismo que había tomado de su camisa sin previo aviso.
-Me tienen que poner al corriente de todo, quiero saber todo con detalle de lo que pasa en el Arauca, y no quiero que se omitan absolutamente nada-dijo Bárbara mirando severa a Alonso y Fabián, refiriéndose al tema de Santos y Adriana, ambos hombres asintieron
-En el camino te contamos todo, Sofía está en el Miedo, se quiso quedar a preparar todo para ustedes-dijo Fabián tomando en brazos a Félix, Bárbara asintió y se encaminaron a la camioneta.
-----------------
La noche comenzaba a caer sobre el Arauca, Sofía estaba en el Miedo, había pedido a las muchachas que se encargaran de tener las habitaciones de Bárbara y los mellizos listas y ahora solo le quedaba esperar a que Alonso y Fabián llegaran con Bárbara y los pequeños a la hacienda...

-Bárbara!-el grito de Sofía dejo ver su emoción al verlos llegar-Creí que no llegaban-rio Sofía acercándose a abrazarla fuertemente, Bárbara aún no se acostumbraba a tantas muestras de afecto pero se dejó llevar un poco, se habían convertido en su familia-Te extrañe
-La vas a asfixiar, Sofí-rio Fabián al ver a Bárbara casi sin poder moverse, Sofía rio y la soltó, Alonso estaba más entretenido haciéndole cosquillas a la niña en sus brazos, y Fabián tenia a Félix cargado sobre sus hombros
-Pero que grandes están estos dos terremotos y que hermosos!-rio Sofía acercándose a Félix y bajándolo de los hombros de Fabián para abrazarlo y después acercarse a Barbarita y besarla
-Alonso y Fabián ya me pusieron al corriente de todo lo que ha pasado aquí, no me sorprende mucho que Santos este viviendo con su víbora, ese hombre no sabe estar solo-dijo Bárbara con un gesto de fastidio-Me sorprende que Adriana no lo haya envenenado-dijo Bárbara con sarcasmo, Barbarita y Félix pidieron dejar de ser cargados y tanto Alonso como Sofía los dejaron en el suelo, Bárbara les dio sus juguetes y se acomodaron en el sofá 

 -Supongo que este par te dijo que había fiesta hoy, no?-pregunto Sofía mirándolos con las cejas arqueadas, Alonso y Fabián rodaron los ojos y negaron con la cabeza
-No, parece que se les olvido ese detallito-dijo Bárbara mirando a ambos desafiante-De que se trata?-pregunto Bárbara mirando a Sofía
-Es en el hotel del pueblo, Josefa y Federica la organizaron para atraer más clientes, o eso es lo que se comenta en el pueblo-dijo Sofía encogiéndose de hombros
-No quisimos decirte, Bárbara, porque seguramente Santos va a ir-dijo Fabián excusándose-Él no ha estado muy bien, lo hemos visto bebiendo en el bar, no para preocuparse, pero teniendo en cuenta que él no es de tomar...-Fabián arqueo las cejas y se encogió de hombros
-Santos no bebe, hubo una temporada que si pero se le paso-dijo Bárbara estremeciéndose al recordar aquella época-El problema de Santos es que no sabe reaccionar a este tipo de problemas...nunca ha estado solo, siempre estuvo Cecilia con él, y cuando no...Era Marisela, incluso Luisana...y bueno, yo-dijo Bárbara suspirando pensativa
-Y que planes tienes?-pregunto Sofía interesada, Bárbara sonrió un poco mejor
-Eso no se los voy a decir en este momento, pero por ahora planeo acostar a este par de terremotos y arreglarme para ir a esa bendita fiesta, se podría poner interesante-dijo Bárbara sonriendo pícaramente y levantándose del sofá, Alonso y Fabián se miraron resignados y Sofía se limitó a sonreírle cómplice a Bárbara.
--------------Un par de horas después...

Alonso y Fabián estaban esperando que Bárbara saliera de su recamara, ambos ya vestidos y muy guapos sentados en el sofá, cruzados de brazos, Alonso miro su reloj una vez más al igual que Fabián, Sofía estaba saliendo de la recamara de los mellizos
-Los dos se quedaron bien dormidos-dijo Sofía riendo y acercándose a ellos-Aun no sale?-pregunto Sofía arqueando las cejas y apoyándose en la pared, Alonso y Fabián negaron con la cabeza
-Lleva horas arreglándose-se quejó Alonso de la espera, Fabián suspiro y Sofía rodo los ojos
-Me adelanto a la camioneta-rio Sofía antes de que alguno de los dos pudiera protestar

-Tanto drama por unos minutitos de espera, no soportan nada-dijo Bárbara burlándose de ambos hombres al salir de la recamara, las miradas de Fabián y Alonso no disimularon su gusto ante lo que veían-Y que? Se van a quedar ahí paradotes y mudos? No me van a decir nada?-pregunto Bárbara sonriendo coquetamente, tenía el cabello suelto en cascada, con suaves rizos sueltos, llevaba un vestido rojo, lo había elegido a propósito, el escote era lo suficientemente provocador pero sin mostrar más de lo necesario, y tenía la espalda descubierta, mientras el maquillaje era perfecto, y los labios rojos para dar el toque final a su aspecto
-Estas preciosa, muy hermosa, Bárbara-dijo Fabián sonriéndole cálidamente y acercándose a ella para tenderle su brazo
-La más bella-sonrió Alonso embobado, se acercó a ella y se colocó al otro lado de Bárbara, quien salió del brazo de ambos, uno a cada lado.
----------------------
Santos bajaba las escaleras de Altamira, vestido impecablemente para la fiesta, no tenía muchos ánimos de ir pero necesitaba distraerse o terminaría por volverse loco, Santos negó con la cabeza y decidió despejar su mente...

-Mi amor, pero que guapo estas-se escuchó la risa de Adriana al bajar por la escalera, muy guapa en un vestido azul y tacones altos, elegante, como la típica mujer de ciudad, la que en otros tiempos Santos hubiera querido para el
-Tu también estas muy guapa, Adriana-dijo Santos tendiéndole la mano para que la tomara, Adriana se acercó más a él y le dio un suave beso en los labios-Nos vamos?-pregunto Santos sonriendo forzadamente, Adriana asintió y ambos encaminaron a la camioneta para irse al pueblo
----------------------------
En el hotel del pueblo la música sonaba dentro, afuera había varias mesas puestas, la gente iba y venía entre sonrisas y charlas, el ambiente era agradable, los tiempos eran tranquilos y podían permitirse esas celebraciones....Mientras Alonso, Fabián y Sofía se quedaron en la camioneta para estacionarse, Bárbara pidió bajar primero, quería llegar sola y siendo más precisa quería ver si Santos estaba ahí...
-Doña Bárbara...-los murmullos no se hicieron esperar, acompañados de miradas indiscretas que la observaban de arriba a abajo, desatando los chismes y conversaciones que no parecían ser muy secretas, Bárbara rodo los ojos y entro al hotel, noto gente bailando y otras más bebiendo un trago en la barra.

-Estas muy hermosa, esperas a alguien?-pregunto una voz detrás de Bárbara, la castaña se estremeció ante esa voz, seguido del contacto de una mano sobre su hombro descubierto-No te preocupes, mi amor, aquí estoy-Ángel la giro para atraerla a él con la mayor facilidad y sutileza, rodeándola de la cintura y plantando un beso en los labios de la castaña, confirmando y desatando los rumores ya existentes entre los presentes, Ángel no soltó a Bárbara, quien no correspondió al beso, pero Ángel sonrió ampliamente y volvió a besarla cortamente
-Quítame las manos de encima o las perderás-dijo Bárbara sonriendo fingidamente, Ángel arqueo las cejas y rio levemente, para los presentes ambos estaban contentos
-No sabes cómo extrañaba tus cariñitos-dijo Ángel soltándola sutilmente, pero tomo su mano y la entrelazo con la suya, sonriéndole a un par de personas prácticamente arrastro a Bárbara a un lugar más privado, el corredor que daba a las habitaciones estaba vacío, todos estaban afuera o en el salón, así que podrían hablar cómodamente y sin interrupciones

-Vaya, no esperaba tan cálido y espontaneo recibimiento de tu parte, imbécil-dijo Bárbara cruzándose de brazos y arqueando las cejas, Ángel sonrió ampliamente y la miro con total descaro, Bárbara rodo los ojos y forzó una sonrisa, se acercó a él y sin previo aviso le doblo la cara de un par de fuertes cachetadas, Ángel se llevó una mano al rostro desconcertado
-Si tanto te gusta golpearme solo dímelo, y podemos hacerlo más placentero-rio Ángel divertido, Bárbara torció el gesto en señal de desagrado
-Eso fue por el beso y por mirarme así-se quejó Bárbara, Ángel arqueo las cejas y negó con la cabeza, Bárbara estaba a punto de volver a golpearlo
-Aún no ha llegado tu Santos, por eso estas tan tensa-se burló Ángel, Bárbara se contuvo para no golpearlo-Quizá sea mejor, así no lo ves con su nuevo amor-dijo Ángel fingiendo pesar, Bárbara lo miro matadoramente-Reconoce que ya no son nada...él te olvido-decía Ángel mirándola fijamente, Bárbara arqueo las cejas
-Doña Bárbara no es tan fácil de olvidar, y créeme después de probar mi cama mucho menos-dijo Bárbara con un gesto de picardía, Ángel sonrió de medio lado y se acercó a ella
-No lo dudo, devoradora-dijo Ángel para después alejarse con un gesto de burla-Pero tomando en cuenta que el cree que tú y yo nos fuimos juntos de este pueblo-dijo Ángel encogiéndose de hombros-Y que Adriana vive con el...no sé, sospecho que ya no te ama tanto-rio Ángel divertido
-Te largaste al mismo tiempo que yo, y vuelves cuando yo lo hago...hiciste bien tu tarea-ironizo Bárbara de mala gana, Ángel asintió conforme-Eres una basura, creí que en este tiempo te hartarías y te largarías de aquí, y me dejarías tranquila-Ángel negó con la cabeza y sonrió
-Que tan segura estas del amor de Santos?-pregunto Ángel, Bárbara sonrió descaradamente

-Mucho, el me ama, aunque este con la idiota de Adriana, me ama, y cuando se canse de su juguetito nuevo, la va a dejar-dijo Bárbara encogiéndose de hombros-Para él no es más que una compañera, ni siquiera le ha de hacer el amor-dijo Bárbara cruzándose de brazos, Ángel rio divertido, Bárbara rodo los ojos-Si yo quiero esta en mi cama cuando yo lo decida
-Te propongo una apuesta-dijo Ángel mirándola retadoramente, Bárbara arqueo una ceja-Si tu Santos llega a esta fiesta solo o llega con Adriana pero no de su brazo, si la trata como a cualquier persona, te dejare en paz, te libras de irte a vivir conmigo, y yo me marcho de aquí, y así tú te encargarías de quitar de tu camino a esa mujer que ni siquiera significa algo-dijo Ángel mirándola seriamente, Bárbara sonrió interesada-Pero si Santos llega acompañado de Adriana, si la trata como a su mujer, tu tendrás que pasar esta noche conmigo, y todo sigue como ahora-dijo Ángel sonriendo y señalándola, acercándose para deslizar su dedo por el pecho de Bárbara
-Estas enfermo, ni lo sueñes-dijo Bárbara apartándolo de ella, Ángel arqueo las cejas
-No estabas tan segura?-pregunto Ángel sonriéndole, Bárbara miro como extendía su mano-Apuestas, si o no?-pregunto Ángel tendiendo su mano, Bárbara la estrecho con un gesto de resignación, Ángel sonrió aun mas-Es una apuesta, mi Doña-rio Ángel divertido, Bárbara tuvo que contenerse para no darle un puñetazo y borrar su estúpida sonrisa de diversión
--------------------

En el salón donde todos conversaban, bailaban o sencillamente bebían un trago, estaban Sofía, Alonso y Fabián, los tres se dirigieron al bar para pedir unos tragos, mientras observaban todo el lugar y desconcertándose al ver a Ángel aparecer con Bárbara tomada del brazo, como si se tratara de la mejor pareja de todas
-¿Qué demonios está pasando aquí?-pregunto Sofía mirándolos confusa, Alonso y Fabián los miraron y torcieron el gesto, iban a decir algo pero la aparición de otra pareja que venía llegando los dejo a la expectativa
-No tengo idea, pero se pondrá peor...Santos acaba de llegar-dijo Alonso señalándolo, Fabián y Sofía negaron con la cabeza, tomaron cada uno su vaso y se dirigieron al otro extremo del lugar, ninguno pretendía cruzar palabra con Santos o Adriana.
-------------------
Santos y Adriana llegaron al lugar tomados del brazo, Santos como todo un caballero se ocupó de darle preferencia y en ningún momento la soltó de él, Adriana lucía una sonrisa de orgullo y satisfacción, pero algo no encajaba en esa ecuación, las miradas de todos no eran las que se esperaban, eran de murmullos y expectativa...

-¿Quieres beber algo?-pregunto Santos acercando a Adriana más a él para que lo escuchara, ella asintió con una sonrisa y lo beso suavemente, beso que Santos correspondió, y ambos encaminaron al bar.
----------------
A unos cuantos metros de distancia Bárbara los observaba tratando de no inmutarse, de mantenerse firme y no tambalearse al ver a Santos del brazo de Adriana, sonriéndole y tan cerca de ella, como si nadie más existiera entre ellos...
-Parece que tenemos un ganador-dijo Ángel respirando en su cuello, y dejando un suave beso en su hombro, Bárbara se tensó por completo, se estremeció ante el contacto, no era de piedra
-Cierra la boca, idiota-dijo Bárbara furiosa, aunque en el fondo sabía que eso pasaría, que vería a su Santos del brazo de esa estúpida, Bárbara se apresuró a acercarse a Sofía y aprovecho que Fabián y Alonso no estaban cerca para hablarse por lo bajo

-Bárbara, me podrías decir...-Sofía no pudo continuar, Bárbara la corto y disimuladamente le hablo al oído
-Cuando me veas irme con Ángel espera 10 minutos, ni uno más, ni uno menos, y vas a buscarme, toca la puerta y sigues de largo-dijo Bárbara por lo bajo, Sofía se extrañó, pero no pudo preguntar, Bárbara se alejó de ella como si nada
-------------
Santos estaba en la barra con Adriana, bebiendo un trago de licor, paseo su mirada por todo el lugar con gesto despreocupado, pero su mirada se detuvo en ella, en Bárbara. Santos pareció entrar en shock, como si se tratara de una visión o de una mala broma de su mente, Santos la miró fijamente, sin disimular y dio un par de pasos para asegurarse que no fuera una visión...Era ella, vestida de rojo y más hermosa que nunca, estaba ahí, a metros de él.

-Bárbara-dijo Santos sin darse cuenta en voz alta, el vaso que tenía en su mano se estrelló contra el piso, haciendo que Bárbara se girara para mirarlo de frente, cara a cara, sus ojos se conectaron y ninguno parecía bajar la mirada, ambos tragaron saliva y no podían dejar de mirarse, era demasiado obvio y todos comenzaron a murmurar...